Llega la temporada más esperada por los niños, sobre todo. Las vacaciones de verano, la playa, el sol y la piscina… y ¿por qué no? también la montaña.